Nuevos datos sobre el estado del juego en España en 2017

bwin

La conquista de las apuestas deportivas sobre otras formas de juego en España es ya una realidad. Esta actividad que comenzó su fase de regulación en el año 2011 ha ido ganando territorio en tiempo récord hasta convertirse en la forma de juego favorita de los españoles.

La acción de apostar se puede realizar tanto en locales físicos que vemos en nuestras calles desde hace apenas un lustro, como en dispositivos móviles, ordenadores y cualquier aparato con conexión a internet.

La mayoría de las casas de apuestas son empresas internacionales como Bwin, Paf o Betfair, que operan en casi todos los países europeos, pero también tenemos en el mercado a casas 100% españolas como Luckia o Sportium, que están al mismo nivel en calidad que sus competidores.

Desde la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), organismo que gestiona el juego online desde que éste forma parte de nuestras vidas, también se recopilan todos los datos relacionados con la actividad del juego.
Los números que se observan desde este organismo son contundentes. Aumenta el número de apuestas realizadas, el importe total de apuestas materializadas, el número de nuevos apostantes y en definitiva todo lo que tenga que ver con las apuestas deportivas crece a un ritmo incesante.

El aumento de importes en los depósitos de los jugadores es del 27.25%, número que coincide con el aumento de los importes retirados de las salas, que es del 27.56%.

El perfil del apostante es lo único que no cambia. Sigue siendo prioritariamente un público masculino y cercano a los 30 años de edad.

En el aspecto deportivo, las apuestas tienen una repercusión importante a la hora de acercar al usuario deportes o ligas que nunca hubiesen despertado interés en el aficionado por sí solas. Eventos de boxeo, la superbowl o el hockey sobre hielo, empiezan a ocupar un espacio importante en las conversaciones entre apostantes.