La carrera a la Casa Blanca en Betfair

betfair

El camino de los Estados Unidos de América, y por consecuencia de gran parte del planeta, se decide dentro de 7 días en las elecciones presidenciales norteamericanas.

La candidata demócrata Hillary Clinton o el republicano Donald Trump, serán la próxima personalidad que ocupe la casa blanca. Ambos políticos llegan a la recta final de campaña en una situación verdaderamente ajustada en la que las ventajas se alternan según las encuestas.

Por ejemplo, el último sondeo elaborado por The Washington Post y la cadena ABC News, otorga una ligerísima ventaja al magnate republicano de un 46% frente al 45% que ostentaría Clinton. Pero es que esta misma encuesta cuando se publicó tan sólo 7 días antes, le daba a la candidata demócrata esa misma ventaja.

La trayectoria en esta carrera hacia la casa blanca de uno y otra, han sido bastante diferentes. Si bien en un principio Hillary Clinton se distanciaba bastante de Trump, las estadísticas se han ido ajustando hasta el equilibrio que vemos ahora.
Los escándalos cercanos a Clinton han restado popularidad en la candidata, mientras que la actitud populista y los comentarios poco acertados de Trump, han despertado la enemistad entre ciertos grupos de la sociedad norteamericana hacia el representante republicano.

La casa de apuestas Betfair no quiere pasar por alto esta importante elección y ofrece unas cuotas bastante interesantes.

Que la candidata Hillary Clinton sea la próxima presidenta de los Estados Unidos, se paga a 1,36€ por cada euro apostado, mientras que sea el republicano Donald Trump se paga a una destacable cuota de 3,5€ por cada euro.

Lo ajustado de las encuestas puede hacer interesante apostar por el magnate, sin embargo no parece muy rentable hacerlo por Clinton a pesar de ese ligero favoritismo que por lo visto goza la candidata.

Cabe destacar que el candidato liberal libertario Gary Johnson, cuenta con el apoyo del 3% de votantes, y que aunque no cuente con los apoyos multitudinarios de sus oponentes, muestra una trayectoria creciente y que cada vez cala más en el ideal de la ciudadanía.