El primer ministro británico declara en contra de William Hill

william-hill

El primer ministro británico, David Cameron, ha atacado con dureza en su última comparecencia en el parlamento británico al juego y las apuestas, considerando que las cantidades que los ingleses juegan son excesivas y matizando que en una misma terminal, un usuario británico puede apostar hasta 300 libras en tan sólo un minuto.

Las principales críticas de Cameron, han ido dirigidas hacia las terminales de juego que se encuentran en diferentes locales británicos, y parece ser que su disconformidad contará con el apoyo del partido Laborista, que en su programa electoral ya presentaba una reforma a la actuál legislación del juego.

La noticia ha afectado en particular a William Hill, una de las casas con más tradición y prestigio en la isla, lo que ha supuesto un descenso del valor de sus acciones en bolsa.

Curiosamente, estando en el poder el partido Laborista, la industria del juego no dispuso de regulación alguna, lo que facilitó el aumento de dispositivos de juego y la proliferación de esta actividad, algo que para empresas del juego como William Hill fue aprovechado para crecer a todos los niveles.

La duda e incertidumbre bajo las que se encuentra ahora la situación del juego en el Reino Unido, podrían diezmar a medio plazo la situación bursatil de las empresas que como William Hill operan en el territorio.