Donald Trump podría acercar las apuestas deportivas a los casinos americanos

bet365

La elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de América podría suponer un revulsivo para las apuestas deportivas en su presencia en los casinos físicos.

En la actualidad tan sólo 4 estados norteamericanos cuentan con apuestas deportivas en sus casinos, que son Nevada (como no), Oregon, Montana y Delaware.

El que será el próximo mandatario de la primera potencia económica mundial, es un magnate de los negocios, y en su prolongada carrera en el mundo empresarial ha gestionado varios casinos.

El hecho de que Trump conozca el sector y se acerque más a la libertad económica que al intervencionismo, ha despertado una esperanza en el sector que lleva pidiendo desde hace tiempo que se derogue una ley del año 1992 la cual impide apostar en la mayoría del territorio estadounidense.

No es de extrañar el optimismo que muestran los propietarios de los casinos, ya que además de lo anteriormente descrito, Trump ya ha reconocido que simpatiza con el programa económico del candidato libertario Gary Johnson, un claro defensor de la no regulación y la no intervención por parte del estado en los negocios privados.

Otro motivo que puede ayudar a los casinos es el negocio de las apuestas ilegales que mueven alrededor de 150.000 millones de dólares en todo el país. Abriendo la posibilidad de apostar en casinos físicos, el mercado regulado ganaría enteros frente a un mercado negro que no tendría sentido.

Dentro del sector hay cierta controversia entre unos y otros empresarios en el aspecto de regular también las apuestas en internet. Si se permite el juego físico, también debería por el mismo motivo permitirse apostar en línea. Esto es algo que no ve con buenos ojos el también magnate Sheldon Adelson, quien pretende que tan sólo se pueda apostar desde el casino físico y así gozar de una posición privilegiada.