Discrepancias entre Administración y Cordish de cara a Live! Madrid

bet365

La Comunidad de Madrid y el grupo inversor norteamericano Cordish, interesado en levantar un complejo turístico similar a Eurovegas, tratan de acordar los puntos más complicados del proyecto.

Otra vez sobrevuela la C.A. de Madrid, la posibilidad de que emerja un macro complejo turístico basado en el sector del juego. Y como sucediera en el caso que más cerca estuvo de salir adelante, el protagonizado por el magnate Sheldon Adelson, el grupo inversor sostiene sus discrepancias con la administración pública.

Por parte del gobierno regional se cuestiona que el grupo Cordish sólo se compromete a financiar una parte de la infraestructura necesaria para el funcionamiento de este complejo que albergaría hoteles, casinos, restaurantes y demás formas de ocio.

El coste inicial relacionado con lo estrictamente asociado a los casinos y negocios del juego, supondría unos 500 millones de euros, pero la operación llevaría asociado un coste de otros 340 millones en espacios públicos, para el acondicionamiento de calles, parques o instalaciones deportivas que correrían a costa del ejecutivo que dirige Cristina Cifuentes.

Todo apunta entonces a que al igual que sucediera con otros proyectos análogos, Live! Madrid también se quedará en tan sólo una idea, aunque el gobierno de la comunidad deja la puerta abierta a la opción de que Cordish se haga cargo económicamente de la primera fase completa del proyecto.

La polémica está servida, puesto que parte de la sociedad entiende que un proyecto así supondría un salvavidas a la mermada economía actual, con la creación de miles de puestos de trabajo y la correspondiente recaudación fiscal derivada de los mismos. Estaríamos hablando de empleos que comienzan en la construcción y la obra civil, con el levantamiento del complejo, hasta los empleos propios del sector turismo/juego como croupiers, camareros, personal de hostelería,… Y pasando por trabajos de mantenimiento como electricistas, fontaneros y demás gremios.
Enfrente están quienes cuestionan que se emplee dinero público en financiar una iniciativa de carácter privado y consideran que existe un riesgo de que la idea no llegue a ser lo que se espera, lo que supondría una pérdida de capital considerable.