Comienza la NBA en William Hill

william-hill

Los amantes de la mejor liga de baloncesto del mundo por fin tienen la merecida recompensa a su espera estival. La NBA ha arrancado ya y lo hace como cada temporada, desbordando calidad, grandes estrellas, lujo, espectáculo, jugadas extraordinarias y todo lo que forma el “showtime” norteamericano.

Apenas se han disputado 6 jornadas del campeonato y aunque esto no haya hecho nada más que empezar, ya podemos ver qué equipos apuntan maneras para hacerse con el anillo y en William Hill vamos a poder apostar por ello.

El principal favorito es Golden State. Que el mejor base de esta era milite en sus filas tiene bastante culpa de que se dé esta condición, y si a eso añadimos la presencia de gente como Kevin Durant o Klay Thompson , es comprensible que se pague a 1,83€ que los Warriors se lleven el anillo.

El siguiente favorito son los Cleveland Cavaliers a cuota 4 y es que por algo son los actuales campeones. El buque insignia de este equipo es la gran estrella Lebron James cuyos números promediados asustan. 25 puntos, 6.8 asistencias y 7.4 rebotes bastaron para dar a los de Cleveland el anillo la temporada pasada. Lo mejor es que dado su estado de forma podría incluso superarlos.

San Antonio Spurs son el tercer candidato a cuota 8. Este año estaremos bastante pendientes de este equipo puesto que el mejor jugador de la historia de España ha pasado a formar parte de la plantilla. Con la incorporación de Gasol, el equipo espera ganar en visión de juego y asistencias, así como en la faceta anotadora.

Boston Celtics sería el cuarto candidato a cuota 21. Con la llegada de Al Horford al vestuario de los Celtics, el equipo espera haber encontrado ese jugador versátil de interior que aporte asistencias y puntos.
Y salvo sorpresa, hasta aquí estaría el cartel de los equipos con opciones.

Luego ya a cuota 23 estarían Los Ángeles Clippers de Chris Paul, a cuota 29 los Toronto Raptors, o a cuota 34 los Hawks de Atlanta del incombustible Dwight Howard.

Pero si una apuesta se puede hacer segura es que la NBA volverá a ser un derroche de pasión, espectáculo y baloncesto en estado puro.